"Promesas"

https://www.youtube.com/watch?v=Y6xgfDaKr8Y

En mi mano izquierda.

Sobre mi dedo anular, una promesa sellada está.

«Que mi vida tenga sentido, que jamás sea drenada por una mujer sin alma».

En mi mano derecha.

Sobre mi dedo corazón, un juramento se nombró.

«Que mi amor y mi corazón le pertenezcan, que ella sea la luz».

Sobre mi cuello y en mi pecho, hay una llave, que es una espada.

«El poder cuya forma de llave-espada me brinda fuerza».

«Una llave que abre corazones… Pero también los sella».

Quizás no estés en los momentos de oscuridad, aquellos momentos donde la noche se traga mi alma y mis acciones me llevan a caos y destrucción.

Pero tu formas parte de la luz, un reino opuesto al mio.

Quiero que tú seas mi luz, que tu sanes mi dolor y me lleves por el buen camino.

En la ausencia de luz hay oscuridad.

En la falta de oscuridad surgirá la luz.

Floto en mis pensamientos, en castillos de voluntades… Tratemos de conquistarlos todos… Llegaremos a alguna parte.

-Dame fuerza-

"Frío"

https://www.youtube.com/watch?v=b-vdRadhCgk

https://www.youtube.com/watch?v=K3aB92PW9Qw (ambas)

"Caminaba con lentitud, el viento soplaba con fuerza y el frío del lugar estaba cegando su visión.

- Mierda… - Susurró mientras su aliento se hacía visible frente a él - Debo admitir que no traer miembros de La Rebelión conmigo fue una mala idea… - Se estremeció del viento tan helado que penetraba su armadura y sus pieles - Diestra… Siniestra…

Caminó con suavidad sobre enormes capas de nieve que caía sobre él. Sus botas de metal se hundían con facilidad y perdía casi toda su pierna, su rodilla era el punto de encuentro con la nieve.

Trató de mirar a lo lejos pero no veía nada más allá de unos borrones blancos formados por nieve y viento.

- Tengo que llegar sin importar que suceda… - Levantó nuevamente su pierna derecha y la hundió en la nieve para seguir -. Esto va a ser… Difícil… 

Mordió su labio y continuó, su capa se movía cada vez más brusco y su cuerpo empezaba a entumecerse. Miró su mano, el metal que rodeaba los dedos, el cuero que los unía y sentía la base peluda y «cálida» bajo esas dos últimas capas de protección… Pero aún sentía frío.

Pasaron horas y la tormenta solo empeoraba, pero los árboles se alejaban de él, como si negasen su protección.

- No importa, puedo continuar… - Se dijo en un patético intento por continuar.

Pero antes de siquiera mover su gastada rodilla izquierda, una sombra cayó frente a él, a unos cinco pasos.

- ¿Quien es? - Preguntó El Trece con precaución, pero no obtuvo respuesta -, ¿¡QUE ERES!?

Y desenvainó su espada de su espalda… Pero al tratar de blandir su sable, este pesaba mucho más… Muchísimo más… El frío estaba comenzando a afectarle.

- ¿Que buscáis? - Preguntó la voz fundida con el viento bestial, pero Cross hizo caso omiso y avanzo con cautela… Pero antes de intentar hacer un mísero tajo, cayó de narices por culpa de la nieve.

Su cuerpo estaba helado y no tenía fuerzas para continuar. Un último viento golpeó con fuerza su cara y Cross dejó que sus ojos se cerraran.

Aunque sabía que no tenía fuerzas para moverse, sentía que algo jalaba de sus hombros, o más bien, sus axilas. Algo lo arrastraba, pero el viento congelado negaba la visión de sus ojos. Escuchó como algo se estremecía sobre su cabeza y después, no era arrastrado por nieve, si no por tierra y después, por algo más duro y puro, como metal o madera, no escuchaba muy bien.

Cuando finalmente el «empujón» paró, escuchó como algo lejos de sus pies chocaba fuertemente… Pero algo extraño sucedía, el frío había desaparecido…

- ¿Estoy muerto? - Pensó con desespero -, ¿Así se siente morir?, ¿Cálido después del infierno helado?

Estaba cálido, claro, en comparación con el exterior, era muy muy cálido.

Logró abrir levemente sus ojos para tratar de visualizar el lugar, pero solo vio un escenario negro y rojo… Luego, la misma sombra se posó sobre él y comenzó a quitarle su armadura, parte por parte.

Pensaba que se iba a congelar o que un monstruo seguramente se lo quería comer vivo, un Orco de montaña, quizás un Goblin de nieve… Quien sabe, pero antes de si quiera darse cuenta, solo tenía su camisa de tela, su pantalón de cuero y sus medias forradas en cuero.

Sus manos congeladas empezaron a palpar la superficie, era sólida… Y de un material familiar…

- Madera… - Susurró torpemente mientras sentía calor en su brazo derecho… Volteó su cabeza y vio como una chimenea chillaba con chispas y brillaba con fuego - Calor…

Algo levantó su torso y su cabeza y lo puso en posición a la chimenea. Luego, sintió una enorme y gruesa piel de oso cayendo sobre su pecho y esto le hizo dormir profundamente.

https://www.youtube.com/watch?v=PpbGFJcpZfg

Al despertar, notó que no llevaba su camisa de tela… Llevó su mano a su rostro y apartó su cabellera de sus ojos. Al abrirlos bien, aquella extraña sombra tomaba forma, era una forma humana, pero la capota cubría su rostro y dos enormes mechas color madera bajaban de la sombra.

- ¿Estas bien? - Preguntó una voz femenina

- Lo estoy… - Respondió Cross, dudoso.

- ¿Me recuerdas, verdad? - Preguntó agitando su mano de arriba a abajo.

- Tú… - Ese gesto lo conocía muy bien, pero era imposible…

- ¿Y así? - Quitó su capota y capa para dar paso a un rostro moreno y bien parecido, era una mujer algo alta, con mejillas delgadas, labios marcados y ojos color miel.

- Tayuya… - Susurró Cross sorprendido… - ¿Que hace una mujer costera por las montañas?

- Exploración… ¿Que hace un Héroe en las montañas?, ¿Misión asignada?

- Eres de la costa, Tayuya… ¿Como puedes…?

- Esto, mira - Mostró un frasco, cabía en su mano derecha y sorbió de él, un misterioso liquido brillante y amarillo. -. Con un buen trago, es como si estuviese en la playa,

Luego, se quitó las pieles que llevaba consigo y dejó al aire su vientre y gran parte de sus pronunciados senos.

- Déjame probar… - Le pidió mirando hacia otra parte, estiró su mano y recibió el frasco.

- Solo una gota, tu cuerpo casi no lo resistió hace cuatro días.

- ¿LLEVO AQUÍ CUATRO DÍAS?

- Cinco, al día siguiente te di un poco de esto, no lograbas calentarte…

- Déjame… - Probó un pequeño sorbo y se lo devolvió… La cara de su antigua amiga logró asustarlo.

- Bebiste mucho…

- Fue un sorbo… - Pero Cross sentía su garganta arder, su vientre era una bola de fuego y de repente comenzó a sudar, pero sabía que la temperatura era perfecta, ni muy cálida, ni muy fría… Aún así, comenzó a sudar.

- Tranquilo, quitate la ropa y caminar por el lugar, el frío te ayudará a bajar el calo…

- ¡ME ESTOY QUEMANDO! - Grito El Trece -, ¡TAYUYA!

- Tranquilo, camina.

Se levantó de golpe y comenzó a correr por todas partes, pero su pantalón de cuero empezaba a enloquecerlo. Quería estar en la nieve otra vez pero no veía la puerta por ninguna parte y al final, después de muchas horas, su cuerpo recuperó su temperatura natural pero estaba exhausto y muy sediento.

- Aquí - Su amiga le ofreció un enorme tazón de agua fría y fresca.

La bebió con tanta rapidez que no logró sentir nada, como si hubiese respirado.

- ¿Tienes más?

- Claro - Y regresó con otro tazón más.

Al beberlo y sentirse mejor, buscó su armamento y se comenzó a vestir poco a poco.

- Ahora, dime, ¿Héroe en Montaña?

- Tayuya… Conozco tu sentido de la justicia y fuimos muy buenos compañeros durante la misión de la Costa Norte de Midgard… - Comenzó Cross mientras se colocaba su peto.

- Así es… Sois héroes y los Palmas Negras somos nuestros héroes en nuestra región… ¿A que viene esto?

- Perdoname, Tayuya… - Cross tomó su espada y la desenvainó - Pero renuncié a Edén.”

"Su piel era tan suave que mis manos se sentían como piedras bajando por el agua… Que terror me espera el futuro…"

"El día en el que la oscuridad se liberará de mi… Al fin…"

El Guante.

http://www.rainymood.com/

https://www.youtube.com/watch?v=jH0PnwN0ZCY

"Al fin habían vuelto al punto de control que estaba en los dominios de Midgard, lejos de Edén y sus beneficios. La lluvia caía con fuerza, los truenos sonaban con violencia y el viento golpeaba colérico… Pero esto no fue impedimento para que pudieran llegar, al menos, para que pudieran llegar algunos…

El campamento estaba montado por diez puestos grandes y solo dos de esos se dedicaban a sanar heridos…

- ¿Quien anda allí? - Preguntó un hombre con armadura.

- Somos el Equipo 9, división de conquista. Capitán Xylian, necesito entrar ya mismo… No estamos bien y queremos tratar nuestras heridas.

- Entendido - El guarda les dio paso y se apartó para que pudieran avanzar hasta el primer pabellón.

- ¿Cuantos son? - Preguntó una mujer de cabello largo hasta su vientre y con sus manos húmedas por agua caliente donde se lavaba… La expresión del Xylian le respondió -, entonces que cada uno se siente donde pueda y los que estén peor que se acuesten en las camas.

- Ya escucharon - Ordenó el capitán -, todos, apresúrense.

Muchos hombres y mujeres entraron con desesperación, sangrando, jadeando, adoloridos y varios ni siquiera estaban conscientes… El último en entrar fue un hombre con una cicatriz en el vientre y su pecho desnudo.

- Trece - Llamó el capitán mientras se acercaba a la enfermera para que revisara su brazo derecho sangrante. Xylian era un elfo alto, esbelto con un rostro tan fiero y tan afilado como su carácter, su cabellera dorada era curiosamente corta y sus ojos verdes brillaban con poca intensidad -, ¿Se puede saber que mierda haces entrando como si nada?, busca una camilla y acuéstate ahora mismo.

 - No.

- ¿Que estas diciendo? - Esto lo provocó bastante, se alejo de la enfermera y se dirigió a Cross como si fuese a asesinarlo.

- ¿Que sentido tiene… ? - Puso su mano izquierda sobre su frente y la bajó deslizándola por su rostro, escurriendo sus lágrimas y el agua de la lluvia -, fallé, fallamos… Da lo mismo, muchos vamos a morir.

- Trece - Le acertó un puñetazo justo en la herida profunda que tenía en el brazo derecho, esto le hizo sangrar aún más -, ve a una puta cama ahora mismo y es una orden.

- Seguí sus órdenes - Dijo Cross con dolor e ira, sujetando su herida con su mano… «Buena», miró el pecho de su capitán, su cuello, sus labios y luego sostuvo una fiera mirada en sus ojos -, seguí sus órdenes de mierda y no logramos salvarlo… ¿Por qué mierda voy a seguir sus órdenes ahora?, es tan culpable como yo de la muerte de…

Pero el capitán no soportó tanta insolencia, le acertó otro puñetazo en la cara y el meta rasgó la carne de la mejilla derecha. Cross había perdido mucha sangre, su pierna izquierda estaba lo más cerca de romperse y sus brazos no soportarían un segundo más… Cayó como un árbol sobre el suelo y allí se quedó sin conocimiento alguno.

- ¿Alguien más tiene algo que añadir? - Preguntó el capitán, furioso. Respiró profundo y los miró a todos -, quizás unos piensen que lo que dijo El Trece fuese verdad, quizás otros no, pero yo les digo, fallamos y lo hicimos como un equipo… Yo asumo parte, si no es toda la responsabilidad por lo ocurrido… Ahora, traten de sanar sus heridas, la noche aún no termina.

Era verdad, la noche no terminaba allí, otro equipo de apoyo de guardas y enfermeras ayudaron a Cross a subirse a una cama, donde sangró y una enfermera comenzó a coser sus heridas tan abiertas y tan profundas.

La noche parecía tornarse días con cada minuto que transcurría… Dos hombres murieron desangrados y una mujer por no remover una flecha de su espalda a tiempo… La moral estaba baja y la cosa iba a empeorar.

Cuando pasaron siete horas, Cross despertó y comenzó a llorar en completo silencio.

- Mierda… - Susurró entre dientes.

Poco después, Cross escuchó que llamaba a su capitán y este se iba… Pero cinco personas entraron a hurtadillas, entre esas: Anna.

- Cross - Llamó ella con cautela -, la luna te proteja… ¿Que te sucedió?

- Anna… - Cross lloró con más fuerza esta vez y su voz se quebró - Perdóname… Perdóname…

- ¿Que te perdone?, ¿Por qué?, ¡estas vivo! - Se acercó a su amigo y puso gentilmente su mano izquierda en el pecho de Cross… Y con el primer latido que sintió a su lado, entendió por qué se estaba disculpando..

- No pude… - Cross movió la cabeza hacia el otro lado… Donde colocaban los muertos en filas para ser llevados a Edén y enterrarlos en El Jardín - No pude salvarlo…

https://www.youtube.com/watch?v=0NYv3Sck708

- Havoc… - Anna miró cada cuerpo, cada uno, uno a uno, lentamente, esperando no verlo allí… Pero… Esa cicatriz en su rostro… Esa cicatriz que le hizo Cross… Esa barba apenas notable… Ese cabello negro y piel teñida… Era Havoc, sin sonreír, sin intimidarse, solo era Havoc… Lo que quedaba de él.

Anna corrió con rapidez e incluso empujó una enfermera que trató de bloquearle el paso. Llegó hasta él y se desplomó sobre sus rodillas, pasó su mano derecha bajo su nuca y levantó su cabeza como si fuese la de un bebe y la puso sobre sus piernas, con su mano izquierda empujó su pecho casi desnudo para que él quedara cómodo… Pero no lo estaba, ni lo estaría jamás.

- Havoc… - Comenzó a llorar con suavidad, pero su respiración se aceleraba cada vez más y sus lágrimas cegaban sus ojos verdes. -, deja de jugar… Me prometiste que volverías… - Acariciaba su rostro, sus mejillas un poco peludas como tanto le gustaba, siempre se despertaba así… Pero no esta vez.

Acarició su rostro muchas veces, con lentitud y al ver que no respondía, lo hacía más rápido y más rápido.

Havoc estaba destrozado: el lugar donde iba su corazón era un abismo negro y ausente… Su brazo derecho, de metal, su «Guante» estaba cerca a su cabeza… Su otro brazo tenía múltiples puntas de flechas, su pierna izquierda estaba rota y su vientre estaba rasgado.

El guante de metal, que reemplazaba el antebrazo completo de Havoc no se podía remover a voluntad, pues lo había forjado con su piel, con sus huesos… Pero esta vez, no formaba parte de su piel, ni sus huesos.

- Havoc - Llamaba -, Havoc despierta… Havoc soy Anna, Havoc… Por favor… Dioses… Mi Luna, tráelo, tráelo de vuelta, tráelo… Por favor, tráelo, tráelo a mi… Un guerrero no obtiene esta recompensa… ¡TRÁELO!

Apretó su muerto rostro contra su pecho y gritó con todas sus fuerzas.

«¡¡TRÁELO!!»

Anna perdió el conocimiento… Su corazón había explotado de dolor y su alma no soportaba tanta carga… Solamente se desmoronó junto a su amado y dos enfermeras la retiraron del lugar, donde otros guardas la llevaron hasta su habitación asignada en el campamento.

Cross había visto todo… Y aunque no tenía aire para gritar, su corazón aullaba en desolación y pena.

Pasaron dos meses. Anna había recibido una misión en el Norte de Midgard. Se había negado a volver pero la aceptó y decidió irse sola, sin avisar, pero Cross la había interceptado.

- ANNA - Gritó tras ella, pero no se dio vuelta.

- Me voy, Cross - Dijo ella, fría.

- Anna escucha… - Cross quería ver el rostro de su amiga por última vez… Pero no fue así - Perdóname… Sé muy bien… Que no es fácil para ninguno de los dos… Y quiero que trates de reclutarme en tu estadía allí.

- No lo haré.

- Anna…

- Después de esta misión… Escaparé a Árcana… Existe un templo de espíritus donde vive una leyenda sobre la resurrección de los muertos… Voy a buscarla y lo traeré de vuelta - ( https://www.youtube.com/watch?v=4PWyFv0Hs9Q ). Anna comenzó a llorar pero su voz seguía tan firme como antes -. Juro que lo traeré de vuelta.

- Anna… ¿Podrás perdonarme?

- A ti no tengo por qué perdonarte, Cross - Miró el cielo azul en busca de su amado -. Él debe pedirme perdón… Y voy a traerlo para que se disculpe… Y para sanarlo…

- Quiero formar parte de ello…

- Solo los elfos podemos entrar a ese templo, Cross - Con el dorso de su mano derecha limpió sus lágrimas -. No te preocupes… Lo traeré de vuelta y si debo ir contra la luna y otros dioses, que así sea… 

- Yo estaré allí cuando eso suceda, Anna.

Al fin, Anna giró, pero el movimiento fue muy rápido, un abrazo débil fue lo que Cross recibió, pero fue razón suficiente para entenderla…

Cross giró su rostro, no quería ver la cara de Anna en pena, ni quería que ella lo viese así.

El Trece contempló como su amiga elfa se iba caminando, lentamente… Las puertas del Norte se abrieron para ella y poco después… Se perdió en la lejanía…

- ¿Y tú, Havoc? - Preguntó Cross mirando el cielo -, ¿Tú me perdonas por haberte fallado?”

Bueno, dos cosas.

1. … Hpta, esta me dolió mucho más que la misma Anna fuese la muerta… Es chistoso que yo mismo me haga llorar con estas vainas, pero todas mis creencias que tuve y tengo de lo que es “amor de verdad”, yacen en estos dos bastardos…

2. Nunca pongo canciones así, o bueno, casi nunca de final, pero la letra encaja de una forma tan absurda, que simplemente tenía que meterla… 

Thank you.

(Source: pixalry, via geekroom)

uuchiha:

Mom: food’s ready 

Me: 

image

(via animeobsession101)

Kingdom Hearts Series Menus

(Source: avzu, via finalfantasy-x)

"Luego… De pasar por la cocina… Recordé aquel momento donde, ella gentilmente levantó su falda para mi…"